Respirar

El día que respiré en la provincia de Burgos estaba al borde del colapso. Desde el 14 de marzo estábamos encerrados en la ciudad, atrapados en un círculo infame: dormir, trabajar, comer. El trabajo era agotador. Mi bebé me parecía una carga opresora y mi pareja me enervaba continuamente. La vida era una puñetera mierda. …

Respirar Leer más »